Temario del Curso

Conociendo la Historia de la natación.

Para comprender la importancia de nadar y para entrenar a un Monitor de Natación Infantil, es importante comenzar por el origen de la natación. El conocimiento de la historia de cada actividad que se realiza es una señal de cultura y de interés de querer ir más allá de la práctica, por lo que un monitor de natación debe conocer su historia y demás consideraciones teóricas que le permiten profundizar en la enseñanza que va a implementar.

Así que, nada mejor que comenzar con la historia de una actividad de vieja data como lo es la natación. La historia de la natación inicia en la prehistoria, donde el ser humano de aquel entonces entendía la necesidad de chapotear para no sumergirse en la profundidad de las aguas, esto más que una actividad consiente, era un acto instintivo de supervivencia, necesario para enfrentar a los ríos y mares, aguas en las que penetraban los humanos de la época para buscar alimento.

Ahora bien, esta información del chapoteo primitivo, se conoce gracias a las pinturas o dibujos rupestres que se conservan de la Edad de Piedra, momento en el cual se dieron los primeros pasos de la natación, no como deporte ni actividad con estilos y técnicas propias, sino simplemente como un acto de supervivencia.

De allí, que se puede afirmar que los pueblos de Egipto, Babilonia, los Fenicios y los griegos, nadaban con gran comodidad. Aunque como tal, fueron los romanos quienes comenzaron a ver el nado como una actividad recreativa y de relajación, creando las termas.

En la época romana, nadar también era parte de la preparación de los guerreros, pues el saber moverse en las aguas les permitía forjar un ejército que podría dar asaltos en el agua y que podría tomar atajos para llegar más rápido al territorio enemigo.

Al pasar de los siglos la natación se fue esparciendo por el mundo, al punto que hoy aún se recuerda al primer campeón nacional de natación del Reino Unido, Tom Morris, quien se destacó por ganar una carrera en el Támesis, donde debía nadar una milla, esto mientras corría el año 1869.

La natación como deporte olímpico

Posteriormente, en el año 1896 en Atenas, se celebraron los Juegos Olímpicos en donde se reconoce la natación como un deporte pleno, en el que solo podían participar la representación masculina. Luego, en el año 1912, se permite nadar en olimpiadas a las mujeres, logro que permitió el aprendizaje de la natación en el género femenino quien hoy en día tienen excelentes representantes.

Aunque no fue, sino hasta los fines del siglo XVIII que, en Gran Bretaña, se considera la natación como un deporte formal creando la primera organización de natación, llamada la National Swimming Society, que se fundó en el año 1937 en la ciudad de Londres, lo anterior, en virtud de los espectáculos de nado que daban los socorristas en las playas, hecho que les agradaba mucho a los temporadistas.

Reconocida la natación como un deporte olímpico, se crea la FINA (Federación Internacional de Natación), con la cual, la natación como deporte se consolida y se tecnifica. En virtud de la federación, se implantan a este deporte estilos, que incluso se mantienen en la actualidad, los cuales son: el estilo braza o pecho que es el más antiguo de todos, el estilo crol o libre que fue creado por el nadador inglés John Arthur Trudgen, el estilo espalda que fue realizado por primera vez por el estadounidense Harry Hebner y finalmente, el estilo mariposa que fue puesto en práctica por Henry Myers.

Las competiciones de natación se realizaban en ríos, puertos, balsas, hasta que finalmente se construyen las piscinas olímpicas, reglamentadas por la Federación Internacional de Natación Amateur quien reglamenta las dimensiones, que actualmente pueden ser de 50 metros o 25 metros.

La natación en España

En España la natación nace en el año 1907 con la creación del Club Natación Barcelona, contando con la presencia de Bernardo Picornell, quien sería el primer presidente de la Federación Española de Natación.

Entre los nadadores españoles más destacados se encuentran: Miguel Torres, Santiago Esteva, Paz Corominas, los hermanos Escalas, Silvia Parera, Joaquín Fernández. Entre los nadadores de las últimas décadas están: María Peláez, los hermanos López-Zubero, Sergi López, Frederit Hivid, Lourdes Becerra, Mireia Belmonte, Capdevila, Claudia y Bárbara Franco, Nina Jivanesvskaia, entre muchos más que dignamente han representado la bandera española en la natación mundial.

No ha comentarios todavía! Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *