Temario del Curso

El proceso de enseñanza de la natación y sus metodologías.

En la actualidad, la natación como deporte es la habilidad o destreza que aprende o adquiere una persona para desplazarse en el agua de forma segura sin el peligro de hundirse, esto, en base a movimientos particulares que le permiten mantenerse a flote y avanzar en el agua, con determinada técnica que le brindará estilo al nado, haciéndolo más armonioso y funcional.

Ahora bien, este desarrollo motor coordinado se puede lograr de dos formas, la primera, es aprender un nado sin técnica, ha este se le llama el aprendizaje empírico o de sobrevivencia, en donde el nadador solo aprende a mantenerse a flote y moverse sin una técnica o forma especial. Mientras que, la segunda forma de nado, es la forma aprendida o tecnificada, que requiere el apoyo o enseñanza de un monitor de natación, quien enseñará al aprendiz toda la técnica necesaria para efectuar movimientos sincronizados, coordinados, funcionales, prácticos, con los que gane velocidad y con mucha estética.

Además, aprender natación no solo implica una acción de supervivencia, sino que para los niños es todo un deporte que desarrolla la motricidad gruesa y que amplía su capacidad de sociabilización, desarrollando también sus capacidades cerebrales al memorizar movimientos, que al cabo del tiempo y con práctica, se convierten en movimientos automáticos que nunca se olvidan, pues desde que se aprende a nadar y se aprenden sus distintos estilos, estos se graban en el subconsciente y jamás se olvidarán.

Por todo lo anterior, el proceso de enseñanza de la natación para los infantes, es todo un arte que solo puede impartir un monitor de natación infantil capacitado para ello, que debe conocer las metodologías de enseñanzas idóneas que se ajustan a la edad de cada niño o grupo de niños.

Los principios básicos de la enseñanza de la natación infantil

En todo proceso de enseñanza existen los principios básicos que rigen la forma en que se imparte el conocimiento y en el caso de la enseñanza de la natación, esta no es la excepción, siendo los principios básicos los siguientes:

  • Se debe aprender a nadar y no necesariamente se deben aprender todos los estilos: muchos padres se frustran que sus hijos no aprenden todos los estilos de natación, si bien, todos los estilos deben ser enseñados, no siempre el niño es capaz de desarrollar el estilo de forma correcta, pues con el tiempo y la práctica es que adquiere todas las habilidades correspondientes para cada estilo. Por ello, lo importante es que aprenda a nadar de forma inicial, con el paso del tiempo perfeccionará un estilo específico. De hecho, si se revisa las estadísticas de los atletas olímpicos, estos no siempre tienen el oro en todos los estilos, comúnmente se destacan en un estilo específico, donde son más hábiles y rápidos.
  • Se aprende fuera y dentro del agua: es necesario primero aprender los movimientos fuera del agua, para luego replicarlos dentro de la piscina o medio acuático. Pero nunca, puede faltar el aprendizaje y contacto directo con el agua, que es donde realmente el niño aprenderá a desarrollarse en un medio distinto que al que se desarrolla diariamente.
  • No existe un tiempo de aprendizaje: es decir que, un niño no aprende a nadar en 3 días o en una semana o en un mes, no es lo apropiado. Cada niño lleva su proceso de aprendizaje, de hecho, muchos de ellos deben perder el temor al agua antes de dar sus primeros chapoteos.
  • Se debe seguir cada etapa de aprendizaje: cada etapa de aprendizaje se debe seguir paso a paso, ninguna etapa debe ser saltada, pues la metodología es esencial para que los niños aprendan y desarrollen sus habilidades acuáticas.
  • Actividades dinámicas permanentes: es importante considerar que para mantener activo a los niños efectuando actividades acuáticas, es necesario mantenerlos en constantes actividades que no les permita aburrirse dentro del agua o entretenerse en distracciones. Si bien, hay que dejar tiempo para que los niños descansen, esto debe ser al final, después de completar las metas del día.

Los objetivos de la enseñanza de la natación infantil

La enseñanza de la natación infantil persigue los siguientes objetivos:

  • Que los niños participantes en las clases aprendan a nadar.
  • Que los niños aprendan los cuatro estilos de nado.
  • Que los niños tomen la natación como un deporte que forme parte de sus actividades extraescolares.
  • Que los niños practiquen un deporte para mantenerse sanos y seguros dentro del agua.

Métodos de enseñanza de la natación infantil

Los métodos de enseñanza son diversos y deben ajustarse a la edad de los niños. Sin embargo, el método más aplicado es el que versa sobre las etapas del aprendizaje, siendo, por tanto, el método más efectivo el que se basa en las siguientes acciones:

  1. La demostración y explicación:

Esta consiste en que el monitor debe mostrar al niño los movimientos que debe simular fuera del agua y repetir dentro de ella. A esta fase también se le conoce como la etapa del aprendizaje, en donde el alumno repite los movimientos hechos por el monitor, por lo tanto, el monitor debe ser una persona que sepa nadar de forma correcta los cuatro estilos de natación.

Esta fase de demostración, debe incluir la etapa de ambientación al agua y la de coordinación de los movimientos, por ello, si bien es cierto, que un niño desde bebé puede estar en clases de nado, no es hasta los tres años que podrá coordinar los movimientos precisos para replicar de forma correcta un estilo en particular.

Hoy en día existen recursos audiovisuales que también son un gran aliado para demostrar la ejecución de los movimientos. En esta fase se debe enseñar al niño a zambullirse y a respirar.

Seguidamente de la demostración, se debe explicar a los niños cada movimiento y el porqué del mismo, por ejemplo, es necesario que se conozca que la cabeza va hacia abajo porque esto permite un mejor desplazamiento, que las brazadas son sincronizadas con las patadas para tener mayor propulsión y velocidad y así sucesivamente.

  1. La repetición y el perfeccionamiento:

Posterior a la demostración, los niños deben replicar los movimientos en el agua, esto después de haber aprendido a flotar, respirar y zambullirse en el agua. Este es el momento ideal para que aprendan a dominar los estilos, ya que, si bien conocen la teoría, ahora la repetición en el agua es la que producirá el perfeccionamiento de los estilos.

De allí que, en el último nivel de esta etapa se debe orientar al niño a la especialización, teniendo en cuenta su actitud física y su disposición conforme a su edad.

  1. El entrenamiento:

Por último y para finalizar la metodología de enseñanza se debe concluir con el entrenamiento. Solo el entrenamiento constante permitirá el perfeccionamiento de la técnica y los estilos, pero mejor aún, solo el entrenamiento y seguimiento del monitor sobre el trabajo que efectúa el niño, es lo que consolidará que ese pequeño tome la natación más que una actividad como un deporte, que le hace mejorar sus condiciones físicas y psíquicas, que lo mantendrá sano y que le permitirá mantener una vida activa.

El deporte siempre será el mejor aliado de los padres, para que sus hijos crezcan con disciplina y para que cumplan las metas propuestas, ya la meta no será aprender a nadar, la meta será hacerlo con mayor estilo, más técnica y con más velocidad.

No ha comentarios todavía! Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *