Temario del Curso

La familiarización en el agua.

La familiarización en el agua en la enseñanza de la natación varia conforme a la edad de niño. En el caso de los bebés que practican la matronatación la familiarización con el agua es un proceso inconsciente, por lo tanto, serán los padres quienes deben asumir el control de este proceso. Mientras que, en los niños a partir de los 3 años, la familiarización con el agua es un proceso totalmente consiente en donde es el niño es quien lidera el proceso.

Por ello a continuación te indicamos como familiarizarse con el agua en cualquiera de los dos casos:

Familiarización con el agua en la matronatación

En la matronatación los padres deben seguir el proceso de adaptación, siendo recomendable que el Monitor de Natación Infantil indique los siguientes pasos:

  • Los padres deben tomar a su bebé y colocarlos sobre su pecho, en esta posición pueden introducirse en la regadera para ducharse antes de estar al agua. Este paso permite que los niños se aclimaten al agua y así cuando se sumerjan en ella, al entrar en la piscina, el cambio de temperatura no les afecte tanto. Sin embargo, es recomendable que este proceso se efectúe con el agua a una temperatura que no sea inferior a los 25°C, pues el agua muy fría le afectará y lo incomodará, produciéndole una resistencia al agua.

En caso que el agua este muy fría es preferible no duchar a los bebés, por completo sino tomar el agua con la mano y mojarlos tan solo un poco.

  • Seguidamente, el padre o madre se introduce a la piscina con el bebé, si es menor de 6 meses o aún no ha podido sentarse, el bebé se lleva en los brazos y se incorpora al agua suavemente. Primero las extremidades inferiores, luego las extremidades superiores y finalmente todo el cuerpo. La temperatura del agua debe ser mayor a los 25°C, así que será necesario usar una piscina climatizada.

En el caso de los bebés mayores de 6 meses o los que si puedan sentarse, la introducción al agua puede ser diferente, ya que es recomendable que el padre o madre entre al agua y coloque al bebé sentando en el borne de la piscina, desde donde lo puede controlar, se puede colocar al bebé a chapotear o desde allí se va incorporando al agua, igualmente la temperatura del agua debe ser mayor a 25°C y el tiempo de exposición en el agua no debe sobrepasar los 20 minutos, posteriormente, cuando el niño crece hasta cumplir el año, la exposición al agua puede incrementar en cuanto a tiempo se refiere.

Familiarización para niños de 3 años en adelante

A partir de los 3 años, el niño es más consciente de sus movimientos y de sus deseos, por ello, los pasos a seguir son más de parte del niño, quien debe recibir la orientación para que pueda sumergirse en el agua sin problemas. Los pasos son los siguientes:

  • El niño debe ducharse, así los músculos se relajan y se podrá climatizarse con la temperatura externa.
  • El niño debe hacer movimientos de calentamiento, así su cuerpo tomará calor interno que le hará desear refrescarse con agua más templada.
  • Se coloca a los niños en el borde de la piscina para que sus pies chapoteen cómodamente con el agua y se mojen. De esta forma el cambio climático no será tan fuerte y por el contrario será una sensación agradable.
  • El niño debe introducirse al agua por su cuenta. Para ello, es necesario enseñarle a subir y bajar las escaleras de la piscina, en el caso de los niños que están en el proceso de aprendizaje es recomendable que un Monitor los reciba en la llegada al agua o que puedan alcanzar el suelo o en su defecto, deben usar flotadores o tablas.
  • El niño después de incorporado a la piscina pasará por el proceso de adaptación con el chapoteo y posterior nado.
No ha comentarios todavía! Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *