Temario del Curso

La natación infantil, sus aplicaciones y variables de enseñanza.

La natación infantil es una actividad que posee muchas aplicaciones, pues su utilidad es muy amplia y cada padre que inicia a su hijo en este aprendizaje puede desear obtener distintos objetivos, de allí, la importancia de conocer todas las aplicaciones que presenta esta actividad, para que, como Monitores de Natación Infantil, puedan brindar a los niños lo que ellos necesitan.

Así que, es importante en primer lugar, que el monitor les explique a los padres cuáles son las aplicaciones de la natación, de forma tal, que ellos conozcan bien todos los beneficios que el nado trae a sus hijos, no solo desde el punto de vista recreativo, sino como actividad extraescolar, actividad de aprendizaje, como deporte y como actividad motora que permite el sano desarrollo de los pequeños.

Por ello, a continuación, se mostrarán todas las aplicaciones de la natación como actividad acuática, a los fines que los monitores que se preparan mediante este curso, puedan ser comunicadores de esta información para los padres y representantes de los pequeños sobre todas las habilidades que los niños pueden adquirir al aprender a nadar y lo importante que será saber desplazarse en el agua con estilo y técnica:

La natación utilitaria:

Esta es la natación básica, en este nivel el monitor les enseñará a los niños como desplazarse en el agua para su supervivencia. Por lo tanto, se enseña a perder el miedo al agua, a sumergirse, a respirar, flotar y a desplazarse para no hundirse.

Es decir, se enseñan las destrezas básicas de la natación, la edad apropiada para esta aplicación de la natación es de los 3 a los 12 años.

La aplicación utilitaria se puede aprender en pocas sesiones, incluso puede enseñarse en planes semanales que permitan a los niños ambientarse en el medio acuático y responder progresivamente a las instrucciones del monitor. En esta aplicación el niño aprenderá a nadar con la técnica básica, adquiriendo la habilidad de flotar y no ahogarse en el agua.

La natación educativa – escolar:

Esta es la natación que forma parte del programa de educación física de una escuela o centro de estudio. Para este tipo de clases el monitor debe ser mucho más técnico, incluso deberá impartir conocimientos teóricos a mayor profundidad, puesto que incluso, estás habilidades pueden considerarse evaluadas.

Si bien no se busca el perfeccionamiento de cada estilo de nado, si se debe buscar que el alumno tenga un desarrollo psicomotor en el agua. La edad ideal para la natación educativa es la edad escolar y el tiempo de dedicación implicará las horas de educación física, que pueden ser de una a dos horas semanales, siendo esta una actividad a desarrollar de un mediano a largo plazo.

La natación recreativa:

Esta es la natación vista como una actividad extraescolar útil para los niños ya que aprenden habilidades mientras practican un deporte que mantiene cuerpo y mente sana mientras no están en su horario de clases tradicional y que además, les permite socializar con su entorno.

Por lo tanto, una actividad de descanso y de recreación fura de clases es la natación. En este caso el monitor deberá agrupar a los niños participantes en esta actividad acuática conforme a la edad y conforme a las habilidades de nado que posea. Estas clases suelen estar conformadas por grupos muy variados, por lo que será necesario valorar muy bien la agrupación de los niños.

Sin embargo, pese a ser una actividad recreativa, el monitor debe imprimir disciplina en cada actividad, organizando las clases conforme a la evolución de los alumnos, donde seguramente más de uno querrá tomar la natación no solo como una actividad extraescolar sino como una actividad deportiva, pudiendo avanzar a esos niños a niveles más competitivos.

De hecho, una excelente forma de saber si el nado es la actividad deportiva que el niño desea, es iniciando el mismo como una actividad extraescolar. De este modo, el niño podrá descubrir si realmente le parece una actividad interesante que pueda profundizar mucho más allá de lo que dispone en su tiempo fuera de clase y considerarla una  disciplina deportiva.

La natación y su aplicación en la salud:

La natación es el deporte más completo y de ello no hay duda. Para nadar se deben mover gran cantidad de músculos de forma simultánea, pues cada estilo obliga al movimiento de extremidades inferiores, superiores, cabeza y tronco. Además, que los movimientos deben efectuarse de forma coordinada y consiente, lo que implica el trabajo cerebral de coordinación, aunado al trabajo respiratorio que conlleva el aguantar la respiración para hundirse en el agua.

Por lo tanto, es una actividad muy completa, que trae excelentes beneficios a la salud, en el caso de los bebes y niños de 3 a 4 años, forma parte de la estimulación temprana. Mientras que, para los adultos es una actividad muy recomendada, no solo como actividad relajante y antiestrés, sino como actividad de reeducación funcional.

La natación deportiva y competitiva:

Por último, encontramos la aplicación de la natación en el deporte como una disciplina de alta competencia. La natación es un deporte propiamente dicho, reconocido a nivel mundial, el cual requiere de grandes capacidades físicas para practicarlo en el nivel competitivo, lo que implica contar con la técnica, la disciplina, la práctica y el entrenamiento correcto.

Un Monitor de Natación Infantil puede ser el iniciador de la carrera de un futuro nadador profesional, esto, porque básicamente el primer contacto que tiene un niño con el agua y los primeros conocimientos técnicos que adquirirá, provienen del monitor de natación infantil, quien será la primera persona que lo involucra en este deporte tan completo como lo es la natación.

Variables y condicionantes que inciden en un programa de enseñanza de natación

Ahora bien, aunque las aplicaciones sean muchas y todos los padres seguramente querrán que sus hijos aprendan a nadar, ya sea de forma utilitaria o en niveles más avanzados, como el competitivo, en cualquier momento se pueden presentar variables que afectan el desarrollo de esta actividad, entre esas variables encontramos:

  • El tipo de piscina o pileta:

Las piscinas pueden variar conforme a la profundidad y a su forma o longitud, por ello, una variable es el tipo de piscina.

En el caso de los alumnos que se inician, estos deben hacerlo en piscinas poco profundas, ya que les brinda mayor seguridad. Ahora bien, para los niveles superiores y para las competencias se sugieren piscinas más profundas, donde lanzarse al agua no correspondan un peligro. También, existen piscinas de profundidad mixtas, estas son las ideales para enseñar a nadar.

Así que, esta consideración debe tomarse en cuenta a la hora de enseñar a nadar.

En lo que respecta a la forma, es mejor las piscinas cuadradas o rectangulares, ya que las piscinas de forma irregular no permiten marcar distancias iguales. y sobre las dimensiones, estás pueden ser de 25 o 50 metros.

  • Temperatura del agua: para que los aprendices de nado se sientan bien, es conveniente nadar en piscinas climatizadas o que al menos mantengan una temperatura de agua aproximada de 26ºC, los niños pequeño o bebés no pueden nadar en temperaturas inferiores a 25ºC y el tiempo de exposición al agua para los bebés debe ser mucho más corto que el de los niños.
  • Nivel del grupo de alumnos: es importante que el Monitor de Natación Infantil separe los grupos conforme al nivel de los mismos. Si bien, la mejor forma de organización en cualquier clase es por edades, en natación esto funciona distinto, pues puedes encontrar un niño de 5 años que nada muy bien, mientras que hay otro de 10 años que hasta ahora está aprendiendo, por lo tanto, lo mejor es agrupar los turnos conforme a edades y nivel de nado, preponderando siempre el nivel de destreza en el agua.
No ha comentarios todavía! Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *